Celebrando la Navidad en Homestead: 5 formas de hacerla más significativa

Hola, qué tal Amanda, en esta entrada podréis disfrutar.

Antes de comenzar a trabajar en la agricultura, hubo un período en el que quería «apagar» la Navidad. Con filas interminables de decoraciones en exhibición en las grandes tiendas incluso antes del Día de Acción de Gracias, la Navidad se sentía como si hubiera sido usurpada por el consumismo. Parecía feo y barato. No quería formar parte de eso.

Sin embargo, poco a poco, como he optado por salir de las interminables compras de regalos que no serán recordados dentro de unos meses, he encontrado el camino de regreso a amar la Navidad. Al centrarme en tradiciones de larga data y devolver la reverencia a la imagen, veo la Navidad bajo una nueva luz.

Aquí hay algunas formas que he encontrado para agregar significado y belleza a la celebración de la Navidad en una granja.

1. Celebre el solsticio de invierno

El solsticio de invierno es el día más corto del año. A partir de ese momento, los días comienzan a alargarse.

– ¿Por qué el 25 de diciembre?

El 25 de diciembre, la fecha determinada por la Iglesia como el cumpleaños de Cristo, también solía ser la fecha del solsticio de invierno en el antiguo calendario romano. Esto no es solo una coincidencia. Es un símbolo importante de nuestra conexión con la naturaleza.

Para las culturas sin fácil acceso a la luz eléctrica, es fácil entender por qué valdría la pena celebrar el punto de inflexión hacia más luz natural. Para los observadores de la tradición cristiana, también tiene mucho sentido que el niño Jesús, el portador de esperanza, nazca en un día tan significativo.

– Honra las tradiciones pasadas

De cualquier manera que lo veas, el nacimiento de Cristo o el alargamiento de la luz del día, celebrar la transición de la oscuridad a la luz es esperanzador. Para mí, la Navidad se ha convertido en un recordatorio de la forma en que lo antiguo se fusiona con lo nuevo, de los ciclos de la naturaleza y un umbral de esperanza.

Celebro el inicio de esta época de transición del año reflexionando sobre el año pasado y planificando el año que viene.

2. Grabar un tronco de Navidad

Un tronco de Navidad no es un tronco cualquiera. Es un símbolo de romper con el mal y emprender intencionalmente el camino del bien. En la tradición cristiana, significa el tiempo antes y después de la venida de Jesús.

El tronco de Navidad debe ser un tronco seco y de larga duración que seguramente se incendiará. Idealmente, debería durar la mayor parte de la víspera de Navidad y encenderse en el primer intento (para buena suerte).

Parte del tronco de Navidad, carbonizado y enfriado, también debe guardarse como recordatorio para hacer el bien durante todo el año. Colóquelo en un lugar que refuerce su sentido de yule, o alegría, al reconciliar sus males pasados ​​y comprometerse a hacer el bien futuro.

– Regala un tronco de Navidad

Si es posible, el tronco de Navidad debe entregarse o recibirse como regalo. Dado que ya no hay mucha gente que practique esta tradición, puede resultar difícil encontrar participantes.

Si tiene vecinos o familiares con estufas de leña, puede ofrecerles un tronco de Navidad y animarlos a compartir la tradición en el futuro. Luego, tal vez en el futuro, también recibirás un tronco de Navidad como regalo.

– Incorporar la reflexión familiar centrada en Yule

La clave para hacer que esta tradición sea significativa es hacerlo con toda su atención. Tal vez hable sobre el significado del tronco de Navidad con su familia antes de encenderlo.

Considere hacer que todos reflexionen en silencio sobre las cosas que desearían haber hecho de manera diferente el año anterior. Luego, cada persona podría compartir un buen acto que espera hacer en el futuro.

– Celebre la soledad y la contemplación tranquila

También puede quemar el tronco de Navidad como tradición solitaria. Use un diario para reflexionar sobre sus errores y planificar las buenas acciones para el próximo año. Pase un rato tranquilo contemplando el tronco en llamas.

– Con precaución

Cuando retire el tronco para conservarlo durante todo el año, asegúrese de usar tenazas para fuego. Apaga las llamas con un balde de agua. Luego, deje que el tronco se seque antes de darle un lugar de honor en su hogar.

– Sigue así

El próximo año, use su diario de Navidad parcial para comenzar su próximo diario de Navidad como símbolo de la continuidad de sus esfuerzos para hacer el bien con su vida.

– Crea un Tronco de Navidad comestible

Además de su tradicional tronco de Navidad, adorne su mesa navideña con un espectacular postre de tronco de Navidad, para enfatizar también esta tradición.

3.Haz decoraciones naturales

A lo largo de la historia, reunir y hacer sus decoraciones navideñas en la víspera de Navidad fue una tradición común. Las preparaciones de comida y los adornos de galletas se hicieron con anticipación. Sin embargo, las guirnaldas frescas y los hilos de palomitas de maíz, y la colocación de un árbol, fueron actividades que se realizaron como parte de la celebración de la Navidad en una granja en la víspera de Navidad.

– Utilice artículos recolectados localmente

La mayoría de las decoraciones navideñas ahora están hechas o parecen árboles de hoja perenne. Sin embargo, en el pasado, la gente simplemente salía y recolectaba cualquier elemento natural que encontrara hermoso.

En las zonas desérticas, es posible que se hayan utilizado plantas rodadoras y matorrales secos, y en las zonas montañosas, los árboles de hoja perenne y las piñas eran comunes.

– Reciclar decoraciones después de su uso

En cierto sentido, la decoración natural consistía en poner los regalos de la naturaleza en un pedestal (o una mesa) y honrarlos. La clave era encontrar elementos naturales, en invierno, que pudieran ensamblarse y embellecerse. Las decoraciones volverían a deteriorarse en su entorno natural después de las vacaciones.

– Altera tu estética

Es posible que no pueda hacer adornos que se parezcan a los que compraría en una tienda. Sin embargo, puede crear elementos únicos y hermosos que nadie más puede duplicar. Las decoraciones hechas en casa son obras de arte y son infinitamente más interesantes que las cosas compradas en la tienda.

4. Hornee como en los viejos tiempos

Incluso hoy, la repostería y la Navidad van de la mano. Sin embargo, en el pasado, todos los ingredientes comerciales de los que confiamos hoy no estaban disponibles.

– Utilice recetas históricas

Los pasteles de frutas, los pasteles de carne picada, los pasteles de manzana seca y las galletas de especias se hicieron con ingredientes que la familia puso a principios de año. Estos artículos fueron endulzados con sorgo, arce, miel y melaza, no con azúcar procesada. La harina se molió fresca de granos no transgénicos.

Para recrear esta experiencia, use recetas históricas que se basan en ingredientes rústicos. Esto puede transportarlo al pasado y conectarlo a una experiencia de horneado más basada en la temporada.

– Utilice ingredientes auténticos

Puede cultivar sus propios ingredientes, secar sus frutas, usar un molino para moler su harina, etc. O puede comprar ingredientes auténticos de productores especializados y hacer delicias con sabores más tradicionales. De cualquier manera, cíñete a los ingredientes tradicionales preindustriales.

Tartas de manzana secas son un lugar fácil para comenzar. Puede encontrar manzanas secas sin endulzar en la tienda de comestibles si no tiene la suya propia. Luego haga la masa con mantequilla casera y harina molida fresca. Sustituya el azúcar por un edulcorante local menos procesado.

Haz todo lo que puedas a mano. Sea agradecido por sus ingredientes (sabiendo cuánto trabajo implica cultivarlos). Saboree los sabores y la simplicidad de la cocina del viejo mundo sin los ingredientes excesivamente procesados ​​y los complicados utensilios de cocina que se prefieren hoy.

5. Únase al movimiento de regalos lentos

Una de las cosas que más me molestan de las celebraciones navideñas modernas es el énfasis en dar y recibir regalos que quedarán obsoletos u olvidados en poco tiempo. Ese tipo de obsequios cuestan dinero, generan desperdicio y, a menudo, dañan el medio ambiente.

– Un movimiento hacia el minimalismo

Los regalos lentos no son el fenómeno internacional que es la «comida lenta». Sin embargo, se está poniendo de moda. Particularmente a la luz del movimiento minimalista, la gente no quiere (o necesita) más tchotchkes o bienes no duraderos que cuidar en sus vidas.

– Regalos en la era de las naranjas infinitas

Érase una vez, las naranjas eran un regalo de Navidad favorito. Las naranjas eran raras, caras y traían consigo una sensación de sol y calor cuando se transportaban en tren a lugares fríos a tiempo para Navidad.

Es por eso que cosas como naranjas cubiertas de clavo y rodajas de naranja con aroma a canela son comunes en la fabricación de adornos para el hogar hoy en día. Son recuerdos de la época en que las naranjas aún eran especiales.

En la época en que todo está disponible todo el tiempo, parecería una broma si le regalaras a alguien una canasta de naranjas para Navidad hoy. Es por eso que seguimos tratando de encontrar cosas nuevas y novedosas para darnos cada año. Estamos tratando de encontrar el equivalente moderno a las naranjas navideñas para ofrecer a nuestros seres queridos.

Esto es cada vez más difícil de hacer, dado el ritmo de la innovación tecnológica. Sin embargo, todavía podemos ralentizarlo. Podemos dar cosas que transmiten un sentido de significado, experiencia y que son especiales de la forma en que alguna vez lo fueron las naranjas.

– Hazlo personal

Parte de lo que hace que algunos regalos sean mucho mejores que otros es la intención del dador. Con obsequios caseros como bufandas de punto y cucharas talladas, el fabricante pone su tiempo, amor y energía en esos obsequios. Cuando los recibe, el espíritu del dador se encarna en la obra.

Aún así, cuando alguien te da una bufanda y tienes otras 10 en tu armario, la intención inicial del regalo se pierde rápidamente en la sobrecarga. Sin embargo, si alguien se da cuenta de que siempre estás usando una tabla de cortar como un plato caliente y te teje un salvamanteles de lana resistente que combina con tu cocina… eso es un poco diferente.

Hacer regalos caseros es una excelente manera de practicar los regalos lentos. Sin embargo, usar sus talentos para hacer de sus seres queridos algo único y especial que necesitan es aún mejor.

– Crea experiencias

He dado varias tarjetas de regalo para cosas como catas de vino, pedicura y lecciones de arte que nunca se usaron. Por lo tanto, cuando digo «crear experiencias», no me refiero a que las personas reciban una tarjeta de regalo para que puedan vivir la experiencia por su cuenta. Eso no parece funcionar todo el tiempo.

Sin embargo, como colonos, tenemos las habilidades y herramientas para ofrecer experiencias que otras personas pagarían con gusto como regalos. Por ejemplo, una vez pagué $ 70 por una clase de fabricación de jabón. Ahora, cuando alguien que me importa dice que sueña con hacer jabón, sé qué regalarle para Navidad.

Por el bajo precio de la lejía, puedo darles a mis amigos y familiares interesados ​​en el jabón una experiencia familiar en la fabricación de jabón. Con la manteca de cerdo que extraje y la leche de cabra de mi rebaño, además del equipo que ya tengo, puedo crear una experiencia por la que otros pagarían mucho.

También puedo pasar tiempo y compartir mis habilidades con mis seres queridos. Además, para ellos, algo que considero normal, como hacer jabón, es una experiencia que recordarán para siempre. Compartir experiencias familiares es el tipo de regalo que se sigue dando.

Conclusión

Celebrar una Navidad en la granja no tiene por qué ser una fiesta gigante que te deja en la ruina, exhausto y con la sensación de vacío al final. Debe ser un momento para cuidar, compartir y saborear experiencias simples que agreguen significado a su temporada.

En ese sentido, ¡les deseo a todos una temporada llena de maravillas de alegría, reflexión y esperanza para el año que viene!

Y aquí acaba este artículo.

Deja un comentario